YOGA

El Yoga contiene una gama muy variada de enseñanzas y además, cada autor tiene su forma de vivenciar, asimilar y expresar. Hoy en día existen muchísimos textos e información acerca de esta disciplina.

El yoga proviene de la palabra sánscrita YUJ que significa unir, juntar. Esta palabra tiene dos grandes significados; la primera es unión y la segunda son las técnicas o métodos para llegar a esta unión. Yoga verdaderamente no intenta unir nada, ya que el individuo por naturaleza está unido al universo en el que se halla inmerso, la función del Yoga es más bien la de hacer consciente este hecho. Ayudar a que el individuo descubra su identidad con el ser absoluto, su conexión con la Consciencia Universal y experimente su verdadera naturaleza profunda.

Según los Yoga Sutras de Patanjali (una de las primeras escrituras relevantes que describen el Yoga), Yoga es una disciplina, que requiere control y restricción para librarnos de la mente inestable, el sufrimiento, las impurezas, la ilusión, etc.

El segundo aforismo de los Yoga Sutras de Patanjali resume de forma muy precisa el objetivo del Yoga: ¨Yoga es la cesación de las modificaciones de la mente¨, al desaparecer estas modificaciones o fluctuaciones de la mente, se adquiere el control sobre el consciente, inconsciente y el florecimiento del estado supraconsciente; donde se logra separar el ¨atman¨(el YO) del ¨no Atman¨(el no YO)

El segundo significado de la palabra Yoga se refiere a las diferentes técnicas para llegar al desarrollo integral del ser humano. Estos dos significados reflejan el objetivo del Yoga la unión y el método para alcanzar dicha unión.

En el mundo moderno, el Yoga se confunde a menudo con los ejercicios físicos, las asanas. Sin embargo, es una filosofía y las asanas se describieron e integraron en la escuela de Yoga más tarde en el tiempo.

Diferentes autores señalan distintas fechas en el tiempo de cuando se originó el Yoga. Se han encontrado tallados de piedra que representan figuras en posiciones de Yoga en sitios arqueológicos en el valle del Indo que datan de hace 5.000 años o más.

La tradición del Yoga siempre se ha transmitido individualmente de Maestro (Gurú) a estudiante a través de la enseñanza oral y la demostración práctica. Las técnicas formales que ahora se conocen como Yoga se basan, por lo tanto, en las experiencias colectivas de muchas personas durante muchos miles de años.

Uno de los primeros textos relacionados con el Yoga fue compilado por un académico llamado Patanjali, quien anotó las teorías y prácticas de Yoga de su tiempo en un libro llamado YOGA SUTRAS. Describió ocho pasos para llegar a Samadhi (iluminación).

Los pasos se conocen comúnmente como "Ocho miembros del Yoga" o "Ashtanga Yoga", y esto es lo que generalmente se refiere al Yoga clásico de hoy.

Los 8 pasos son los siguientes:

1.Yama, principios éticos universales:

Ahimsa (no violencia), este Yama no solo significa no hacer daño a otros en pensamiento y hecho, sino también practicar actos de bondad hacia otras criaturas y hacia uno mismo.

Satya (Verdad), este Yama se trata de vivir una vida verdadera sin hacer daño a los demás. Para practicar Satya, uno debe pensar antes de hablar y considerar las consecuencias de la acción.

Asteya (No robar), no solo se preocupa por no robar objetos materiales, sino también por el robo de las ideas de otros y otras formas de posesión.

Bramacharya (rutina divina), para avanzar hacia la verdad esencial o para lograr el autocontrol, la abstinencia o la moderación, y se utiliza especialmente en relación con la actividad sexual. Se trata de no ceder a los deseos excesivos de nuestro ego o de no tomar nada en exceso.

Aparigrah (no posesividad), vivir una vida libre de avaricia o tomar solo lo necesario y no aprovecharse de alguien o de una situación.

2. Niyama, Reglas de conducta personal:

Saucha (limpieza), se preocupa tanto por la limpieza exterior como por la interior.

Santosha (Satisfacción), para practicar la humildad, la modestia y encontrar satisfacción con lo que tienes y con quién eres.

Tapas (austeridad), se refiere a mantener el cuerpo en buenas condiciones, disciplinando el cuerpo, el habla y la mente, como por ejemplo comer solo cuando tiene hambre y manteniendo una buena postura.

Svadhyaya (autoestudio), esto implica estudiarse a uno mismo, autoexamen y otras cosas que pueden ayudar a conocerse mejor a sí mismo.

Isvaraparidhana (Devoción a Dios), nos alienta a dejar de lado nuestro falso sentido de control y a conectarnos con lo Divino o con aquello que nos da la sensación de totalidad y de lo sagrado.

3. Asana, la práctica de posturas de yoga.

Nuestro cuerpo físico está destinado a moverse y hacer ejercicio. Si nuestro estilo de vida no proporciona movimiento natural de los músculos y articulaciones, la enfermedad y la incomodidad vendrán con el tiempo. El ejercicio adecuado debe ser agradable para el practicante, mientras que beneficioso para el cuerpo, la mente y la vida espiritual.

Los ejercicios físicos yóguicos se denominan asanas, un término que significa "postura estable". Esto se debe a que la Asana de Yoga (o postura) se debiera mantener durante algún tiempo, es decir, sentarse en meditación. Ser capaz de sentarse cómodamente en cualquier postura de meditación requiere una práctica constante y dedicada de las Asanas.

4. Pranayama, la práctica de las técnicas de respiración.

La regulación de la Energía Vital (Prana) a través del manejo de la respiración. El yoga nos enseña a usar los pulmones en su máxima capacidad y cómo controlar la respiración. La respiración normal debe ser lenta y rítmica. Esto aumenta la vitalidad y la claridad mental.

En la vida diaria, la mayoría de las personas usan solo una fracción de su capacidad pulmonar para respirar. Respiran poco, apenas expandiendo la caja torácica.
Pranayama a menudo se traduce en ¨Prana¨ y ¨yama¨ que significa
“control de la respiración. Sin embargo, en realidad se compone de las palabras ¨prana¨ y ¨ayama¨ que significa “capacidad pránica¨.

El propósito principal del Pranayama es despertar el prana para mantener un cuerpo y una mente saludable y prepararnos para tomar conciencia de los niveles más sutiles de nuestra existencia.

Prana se puede explicar como una energía sutil, es la fuerza vital universal que impregna el cosmos. El control del prana puede conducir al control de la mente. Durante Pranayama, la respiración se hace más refinada; esta energía vital se absorbe del aire y se distribuye y almacena dentro del cuerpo. La energía universal se une con el alma individual en forma de respiración.

5. Pratyahara, retirada de los sentidos.

Aunque los sentidos están calmados durante la práctica de Pranayama, Pratyahara es una disciplina separada que logra la desconexión de los estímulos exteriores y los sentidos. Cuando estos estímulos han sido neutralizados, la consciencia puede interiorizarse.

Pratyahara es una preparación para la concentración y la meditación.

Esta práctica se debe realizar sólo cuando se gana algo de experiencia en la práctica de Pranayama.

6. Dharana, una concentración voluntaria de la mente en un objeto

Cuando los estímulos externos y la actividad psíquica ha sido neutralizada por medio de pratyahara, la mente se enfoca en un punto u objeto particular y se logra una concentración ininterrumpida.

Se necesita práctica constante para lograr esto. El lapso de concentración se incrementa de modo que toda la mente engloba el objeto y lo contempla inquebrantablemente. Cuando decimos que estamos en meditación, generalmente practicamos Dharana.

7. Dhyana, meditación, un estado natural donde la mente se estabiliza en un objeto sin ningún esfuerzo.

Dhyana es meditación. Esta es una experiencia que no se puede describir, al igual que los colores no se le pueden describir a un hombre ciego. Toda experiencia ordinaria está limitada por el tiempo, el espacio y la causalidad. Nuestra conciencia y comprensión normales no trascienden estos límites.

En el estado de Dhyana, el sujeto, el objeto de la meditación y el proceso de meditar se fusionan formando una unidad.

8. Samadhi, absorción en el infinito, iluminación.

Samadhi se produce como consecuencia de la prolongación del proceso meditativo, el cual desemboca en el estado de Consciencia Cósmica. Es un estado trascendente más allá de la meditación, donde el proceso psicológico se detiene a medida que la conciencia se absorbe totalmente en el alma. Es un estado de verdad y felicidad. Samadhi es el objetivo de la práctica del yoga y rara vez se alcanza.
El yogui ha completado el viaje involutivo hacia la fuente y la creación y se ha liberado.

Las primeras cinco ramas; yama, niyama, asana, pranayama y pratyahara son conocidas como las disciplinas (sadhana) del yoga. Deben emprenderse con esfuerzo y con un espíritu de desprendimiento de las atracciones y distracciones del mundo. Estas disciplinas aquietan la mente y los sentidos, y preparan el terreno para Dharana, Dhyana y Samadhi. Estas tres están clasificados como los logros del yoga. Los estados elevados de conciencia engendrados por Dharana, Dhyana y Samadhi resultan en sabiduría espiritual.